• Hogar dulce hogar

    Cambiando de Casa III: ¿Venta por inmobiliaria o vendelo-tu-mismo?

    Siguiendo con la serie de posts sobre la venta de nuestro piso y la compra de nuestra casa, llegamos al siguiente punto: Cómo vender el piso. Cuando decides vender un piso se te presentan tres opciones básicas: Vender el piso tú mismo. Vender el piso tú mediante una inmobiliaria 2.0 (tipo Housfy) Vender el piso mediante una inmobiliaria tradicional. Cada una de las opciones tiene sus pros y contras, vamos a repasar cuales han sido en nuestro caso. Vender el piso tú mismo Ventajas Ahorro en comisiones. Cualquier inmobiliaria (tradicional o no) os cobrará dinero por su trabajo, si eres tú el único que se encarga de la venta del…

  • Hogar dulce hogar

    Cambiando de casa II: Vender o alquilar

    Cuando mi pareja y yo decidimos pasar de vivir en un piso a una casa, aún arrastrábamos gran parte de la hipoteca de la compra de nuestro piso. Sabíamos que teníamos 2 opciones: vender el piso o alquilarlo. Vender el piso La hipoteca que teníamos del piso era bastante fácil de pagar, cuando la contratamos no llegaba al 20% de nuestros ingresos mensuales. Claro que tuvimos que hacer concesiones para conseguirla: teníamos claro que preferíamos un piso que no estuviera perfecto pero fuera asequible, antes que buscar el piso ‘de nuestra vida’. Cuando lo compramos se podía entrar a vivir, pero la cocina y uno de los baños (tiene 2)…

  • Hogar dulce hogar

    Cambiando de casa I: Primeros pasos

    Hace unos meses, mi pareja y yo decidimos que el siguiente paso en nuestro plan de vida era cambiar la vida en un piso en la ciudad por una casa con jardín. La idea siempre había estado sobrevolando por nuestra imaginación, pero este verano en la casa del pueblo de mis padres un tomate lo cambió todo para mi. Desde que nos vinimos a vivir al piso hace unos cuantos años, siempre hemos querido tener un huerto (sobretodo yo). Poder cultivar cientos y cientos de tomates con verdadero sabor a tomate, calabacines, lechugas, cebollas… Así que un día, en mitad de las vacaciones de verano, me acerqué al huerto de…