Dónde comprar la espada Dardo

,

DardoUna de tantas cosas que teníamos claras es que queríamos partir la tarta con una espada. Tras desestimar la espada láser porque las que hay son un cilindro y destrozaríamos el pastel, buscamos la inspiración en ‘Juego de Tronos‘ y ‘El Señor de los anillos‘. La idea es que después de la boda la colgaremos como decoración por casa, así que no podía ser muy grande (el espacio es el que es). La elección quedó reducida a ‘Aguja‘ de Aria Stark y ‘Dardo‘ de Frodo Bolsón. Finalmente nos decantamos por ‘Dardo’, que los hobbits son muy hobbits 🙂

Y de ahí pasamos a intentar encontrar la espada. Queríamos ir a Carcassone de viaje de fin de semana y comprarla allí, pero no os voy a contar el tiempo libre que tuvimos las últimas semanas antes de la boda. Cero. Hala, ya lo he dicho.

Entonces quedó nuestro gran recurso… ¡internet!

Al final acabamos con 3 opciones:

  • La espada oficial, por 228 € en vistoenpantalla. Descartada por el precio. Nos gustaba muchísimo pero no podíamos gastar tanto a tan poco tiempo de la boda.
  • Un juguete con luz, por 38€ en amazon. Descartada porque quedaría un poco cutre para el corte de tarta, por lo demás estuvo a punto de ser la elegida. Nos gustaba especialmente para gastar bromas a los invitados llamándolos orcos, con cariño, de manera sutil (si estáis en este blog friki ya sabréis que Dardo se ilumina cuando hay orcos cerca).
  • Una réplica de acero, por 49 € en espadasdecine. La elegida finalmente, nos parecía muy elegante y los comentarios que encontramos por internet sobre el trabajo de esta web fueron muy positivos.

Finalmente, un sábado por tarde/noche pedimos la espada a ‘Espadas de cine’, con envío gratuito. Y nos llegó a casa el martes a primerísima hora.

Estamos encantados con la compra. El grabado es impecable y el peso es muy correcto (dado mi extensísimo conocimiento en espadas, cualquier peso hubiera sido correcto jajaja). Fue cogerla y desenvainarla y entrarme un cosquilleo por todo el cuerpo y unas ganas locas de liarme a matar orcos. Por suerte, el otro friki me la quitó de las manos y volví a mi ser.

 

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *